Ir al contenido principal

Entradas

Dejaste los ojos en el edificio

No he recibido noticias tuyas.
No ha sido mucho tiempo, pero se que es a propósito.
¿te han dejado libre, pajarillo?  Nadie me dijo que te transformarías, cuervo. Estas devorándole el corazón desde lejos, ¿no has escuchado su silencio?
Comprendo que quieras irte, y no volver. Lo he vivido también. No creo que sea excusa para ser irresponsable además de insolente. Apuesto a que te la estas pasando de ensueño.
Te traje un espejo, pero no estas, y me pregunto si alguna ves lo estarás. El viejo esta sentado, parece que quiere romper a llorar, pero ha roto la línea.
No te extraño, la verdad que todo en mi cabeza es mas silencioso sin tu presencia.
Entradas recientes

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias.  Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario.  Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.
De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre …

Hombro derecho/hombro izquierdo: perspectiva inspirada en el Dr. Osterman

Se que nuestras manos no se van a entrelazar. No de nuevo.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho y yo, tan ensimismado, me siento desvanecer en recuerdos, que no puedo permanecer a tu lado izquierdo.
Antes siquiera de que las luces se vayan, estoy en el ahora. Hay gente al rededor y seguramente están más ahí, que yo mismo.
Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ya no estoy ahí.

Ahora mismo, estoy donde hace unos años, cuando decidí que valía la pena decirlo, y no es que no lo valga ahora, no me malentiedas.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho,  y yo, a tu lado izquierdo, aferrándome al asiento, porque mi cabeza esta tan llena del aire que respiras, que siento que voy a salir volando.
Las luces se han desvanecido ya, y aunque no estoy entendiendo lo que sucede al rededor, ciertamente nunca me ha interesado menos. No hay nadie más en este mundo, al menos no para mi.
Soy un hielo en un vaso de cristal, lleno de agua caliente.
Los latidos de mi corazón se escuchan…

Hogar

Tienes una llave
Esto podría ser algo onírico
Me está temblando la quijada
No estoy tan seguro de la risa nerviosa ni de las lágrimas que se niegan a caer

Has puesto persianas en las ventanas
Temes que nos puedan estar vigilando
No es una fobia, no es paranoia
Porque te he cantado todo el día
Aunque no he pronunciado ni una palabra

Voy gritar al atravesar ese camino
Hay agua en la que me podría ahogar
Tan callado que parece nunca va a amanecer

Ocio: Podcast

El año pasado, llegué a tener sensación de agobio al escuchar música todos los días. A partir de ese sentimiento se empezaron a generar ideas, tal vez demasiado disparatadas por algo tan insignificante, sobre que mi tiempo musical era tiempo perdido en el que podría haber aprendido algo.
Así que comencé a buscar podcast. Desde hace aproximadamente 5 años me introduje al mundo del podcast, y no quise salir de nuevo. Es como escuchar programas de radio de contenido de alta calidad (claro, sus excepciones habrá), de temas del propio interés y con acceso al gusto: pausar, regresar, repetir.
La verdad es que sigo varios, pero hoy me limito a compartir dos. De una vez digo, que son de España, para que si no es del agrado del lector, no se lleve una sorpresa. Sin más preámbulo, comenzamos.

La Conjura de Ludovico Con un nombre original, que desde principio te da la referencia al cine, por Naranja Mecánica/A Clockwork Orange, éste podcast te adentra al mundo de la psicología dentro de los film…

He sido bueno (frío) contigo.

Son demasiados los que tuvieron que partir, aquellos que no pudieron detenerse para dar una despedida, y así aliviar a quienes se quedaban con él corazón desgarrado, en las manos. Apretándolo. Deseando. Llorando. Rogando.
Cuando la mente vuelve a recordar la simplicidad de la complejidad que envuelve al tiempo, el apego, la vida y la muerte, todo se vuelve absurdo. La mente frágil puede perder la estructura y derrumbarse.   Miles de personas uniendo sus voces en un coro homogéneo, anhelando para su mundo, una respuesta.
 Son los pactos que aunque fuera tiempo, pueden quedarse y revivirse.
 El miedo de enfrentar un miedo. El gozo de experimentar el gozo.
 Son melodías que surgieron de poemas escritos por las manos de esos amantes solitarios, dueños de los protagonistas amores imposibles, nacidos en una cama de hubieras y cubiertos con sábanas de  promesas. Tirados en un jardín.

Perderse en el rumbo del tiempo. A veces es necesario que alguien te jale de nuevo al mundo real y te recuer…

Treinta y tres (Canciones de cajón I)

Billy Corgan contó para un programa especial de Storytellers, bajo el sello de vh1, el significado - y por tanto la historia detrás- de algunas de sus canciones más emblemáticas, dentro de las cuales está "Treinta y tres", como se puede predecir por el título.
Yo escuché esa canción cuando tenía 12 o 13 años; siendo que "Mellon Collie & The Infinite Sadness" había sido el disco mas importante en ese momento de mi vida, disco que escuché tantas veces que empezó a rayarse, y aún hoy conservo con nostalgia. El disco doble que amé con locura y cuyo arte me hacia transformar realidades e imaginarme entre historias fantásticas de estrellas y gatos parlantes.


A pesar de mis teorías sobre la letra de la canción, tanto propias como infundadas por lo que había leído acerca de las coincidencias sobre la vida de Jesucristo, al encontrarme el storyteller, sacié mi sed de curiosidad y no solo eso, si no que me dejó una lección.
"El año era 1994 y me acaba de mudar a una…