Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Girl Anachronism - The Dresden Dolls

A decir verdad hace mucho que no encontraba una canción así. Hay canciones con las que uno puede identificarse pero hay otras que prácticamente nos describen. ------------------------------------------------

Puedes decir de las cicatrices de mis brazos, de las fracturas de mis caderas, de las abolladuras de mi coche y de las ampollas en mis labios, que no soy la más cuidadosa de las chicas.
Puedes hablar del cristal roto en el suelo, y de las cuerdas que están rotas, y de las que voy a seguir rompiendo, y que parece como si me dieran convulsiones. Pero no es más que fiebre, otra vez. Si estuviera más fría, desconectaría. Si fuera más vieja, podría representar mi edad. Pero no creo que me creyeras. No es la forma para la que estoy predestinada, es la forma de ser en la que el sistema me convirtió.
Y puedes decirme, según el estado de mi habitación, que me soltaron demasiado pronto. Y que las pastillas que tomé, llegaron un par de años tarde. Y tengo algunas cuestiones que tratar. Ahí …

Hache y Be

Conejito de polvo. Me quedé bajo la cama. Recuerdo que no comprendías a los humanos y yo tampoco.
A veces no te das cuenta cuando se van formando lazos, pero  nuestras cuerdas se hicieron de sangre. 
Viste el mismo paisaje que yo veía, y hasta tosimos al mismo tiempo. Tu me dabas ganas de toser y yo te ahogaba con mis lágrimas.
Pero compartimos habitación. Y compartimos madre, la ausencia. 
Conejito de polvo, te escribí en el aire una carta, y me dijiste que te desvanecías como diente de león y burbujas que flotan para reventar.
Hace tiempo que encerramos en el baúl nuestros corazones.
Te vi dejado rastro de tus polvorientas patitas a cada brinco, pero no quise acercarme, era lo único que quedaba de ti.

Conejito de polvo, regresa pronto, si es que has de regresar. 
He revisado atrás de los muebles y bajo el colchón. Parece que han pasado años.
Ésta vez saliste de mi cama sin avisar, justo cuando creía que no volverías. Volviste para que hacerme toser y yo te ahogue de nuevo. 
Esta vez me he puesto…

The Perks on Being a Wallflower: mas de lo que parece. Chops.

Interesante poema.




The Perks on Being a Wallflower, o también, las ventajas de ser invisible, fue primero para mi una película que me pedía a gritos que la mirase por el soundtrack de The Smiths que llevaba.




La verdad es que por diversas razones no había podido verla, pero cuando por fin se dio la ocasión no pude evitar buscar el libro y consumirlo como agua en un día caluroso. De eso hace ya un año y medio mas o menos.  A partir de entonces no pude dejar de hablar, de ver una y otra vez la película, de recomendar el libro y de citar sus frases. Durante mucho tiempo me retumbaron en la cabeza. Y más el hecho, de que cuando vi por primera vez la película no sabía que estaba pasando. No lo entendía. Solo me dolía mucho el estomago, y cuando por fin lo entendí, tuve que detenerlo.
Y es así como la película y el libro me atraparon.

Y he aquí un poema dentro de ése libro, que no es citado en la película, pero bien merece su reconocimiento.



__________________

Una vez en una hoja amarilla de papel…