viernes, 22 de mayo de 2015

Girl Anachronism - The Dresden Dolls

A decir verdad hace mucho que no encontraba una canción así. Hay canciones con las que uno puede identificarse pero hay otras que prácticamente nos describen.
------------------------------------------------


Puedes decir
de las cicatrices de mis brazos,
de las fracturas de mis caderas,
de las abolladuras de mi coche
y de las ampollas en mis labios,
que no soy la más cuidadosa de las chicas.

Puedes hablar
del cristal roto en el suelo,
y de las cuerdas que están rotas,
y de las que voy a seguir rompiendo,
y que parece como si me dieran convulsiones.
Pero no es más que fiebre,
otra vez.
Si estuviera más fría, desconectaría.
Si fuera más vieja, podría representar mi edad.
Pero no creo que me creyeras.
No es la forma para la que estoy predestinada,
es la forma de ser en la que el sistema me convirtió.

Y puedes decirme,
según el estado de mi habitación,
que me soltaron demasiado pronto.
Y que las pastillas que tomé,
llegaron un par de años tarde.
Y tengo algunas cuestiones que tratar.
Ahí voy otra vez,
pretendiendo ser tú,
haciendo creer
que tengo un alma bajo la superficie.
Tratando de convencerte
de que fue accidentalmente,… a propósito.

No soy tan seria.
Ésta pasión es un plagio.
Debo unirme a tu siglo,
pero sólo en raras ocasiones
fui separada antes de que el duro trabajo empezara y ahora,
contempla el mayor desastre mundial.
Soy el anacronismo de una chica.

Y puedes decirme,
por el rojo de mis ojos,
por los moratones de mis muslos,
por los nudos de mi pelo,
y por la bañera, llena de moscas,
que no estoy bien de la cabeza.
Ahí voy otra vez,
pretendiendo que caer.
No llames al médico,
porque ya lo han visto antes.
Te dirán que la dejes chocar y quemarse.
Aprenderá que cuidándose se hará más fuerte.

Y puedes decir,
desde tu cuerpo bien moldeado,
que sientes que haya preguntado,
aunque hiciste todo lo que pudiste,
como haría una persona decente.
Pero lo entenderé, así que no toques nada.
Empezarás a creerte inmune a la gravedad y a las cosas.
No me dejes empapada,
que se caerán los vendajes.

Y puedes decir
del humo en la hoguera,
que la situación es crítica.
Bueno, son las pequeñas cosas. Por ejemplo:
en el tiempo que se tarda en romperlo todo, ella puede dar diez excusas:
perdónala por el día que ha tenido, es por la medicación que toma...

No creo que exista necesariamente una cura para esto.
Así que me uniré a tu siglo, pero sólo como un invitado sospechoso.
Fui precariamente quitada de en medio con una cesárea.
Contempla el mayor desastre mundial.
Soy el anacronismo de una chica.
--------------------------------

domingo, 17 de mayo de 2015

Hache y Be




Conejito de polvo.
Me quedé bajo la cama.
Recuerdo que no comprendías a los humanos y yo tampoco.

A veces no te das cuenta cuando se van formando lazos, pero  nuestras cuerdas se hicieron de sangre. 

Viste el mismo paisaje que yo veía, y hasta tosimos al mismo tiempo. Tu me dabas ganas de toser y yo te ahogaba con mis lágrimas.

Pero compartimos habitación. Y compartimos madre, la ausencia. 

Conejito de polvo, te escribí en el aire una carta, y me dijiste que te desvanecías como diente de león y burbujas que flotan para reventar.

Hace tiempo que encerramos en el baúl nuestros corazones.

Te vi dejado rastro de tus polvorientas patitas a cada brinco, pero no quise acercarme, era lo único que quedaba de ti.


Conejito de polvo, regresa pronto, si es que has de regresar. 

He revisado atrás de los muebles y bajo el colchón. Parece que han pasado años.

Ésta vez saliste de mi cama sin avisar, justo cuando creía que no volverías.
Volviste para que hacerme toser y yo te ahogue de nuevo. 

Esta vez me he puesto un pañuelo. Es hermoso el impermeable con el que has llegado.

Conejito de polvo. Soy real. Y tú también. Un año más real.



lunes, 4 de mayo de 2015

The Perks on Being a Wallflower: mas de lo que parece. Chops.

Interesante poema.
No sé si alguna vez has sentido eso. Que quisiste dormir por mil años.
 O solo no existir. O solo no estar consciente de que existes.
Es por eso que estoy tratando no pensar.
Solo quiero que todo deje de dar vueltas.




The Perks on Being a Wallflower, o también, las ventajas de ser invisible, fue primero para mi una película que me pedía a gritos que la mirase por el soundtrack de The Smiths que llevaba.




La verdad es que por diversas razones no había podido verla, pero cuando por fin se dio la ocasión no pude evitar buscar el libro y consumirlo como agua en un día caluroso. De eso hace ya un año y medio mas o menos.  A partir de entonces no pude dejar de hablar, de ver una y otra vez la película, de recomendar el libro y de citar sus frases. Durante mucho tiempo me retumbaron en la cabeza. Y más el hecho, de que cuando vi por primera vez la película no sabía que estaba pasando. No lo entendía. Solo me dolía mucho el estomago, y cuando por fin lo entendí, tuve que detenerlo.
Y es así como la película y el libro me atraparon.

Y he aquí un poema dentro de ése libro, que no es citado en la película, pero bien merece su reconocimiento.



__________________

Una vez en una hoja amarilla de papel con rayas verdes
escribió un poema y lo llamó «Chops»
porque así se llamaba su perro
Y de eso trataba todo
Y su profesor le puso un sobresaliente y una estrella dorada
Y su madre lo colgó en la puerta de la cocina y se lo leyó a sus tías
Ese fue el año en el que el Padre Tracy llevó a todos los niños al zoológico
Y les dejó cantar en el autobús
Y su hermana pequeña nació con las uñas de los pies diminutas y
sin pelo
Y su madre y su padre se besabanmucho
Y la niña de la vuelta de la esquina
le envió una tarjeta de San Valentín firmada con
una fila de X
y él tuvo que preguntarle a su padre
qué significaban las X
Y su padre siempre lo arropaba en
la cama por la noche
Y siempre estaba ahí para hacerlo
...
Una vez en una hoja blanca de papel con rayas azules
escribió un poema Y lo llamó «Otoño»
porque así se llamaba la estación
Y de eso trataba todo
Y su profesor le puso un sobresaliente
y le pidió que escribiera con más claridad
Y su madre nunca lo colgó en la puerta de la cocina
porque estaba recién pintada
Y los niños le dijeron que el Padre Tracy fumaba puros
Y dejaba colillas en los bancos de la iglesia
Y a veces las quemaduras hacían agujeros
Ese fue el año en que a su hermana le pusieron gafas
con cristales gruesos y montura negra
Y la niña de la vuelta de la esquina se rio
cuando él le pidió que fuera a ver a Papá Noel
Y los niños le dijeron por qué su madre y su padre se besaban
mucho
Y su padre nunca lo arropaba en la cama por la noche
Y su padre se enfadó cuando se lo pidió llorando
...
Una vez en un papel arrancado de su cuaderno escribió un poema
Y lo llamó «Inocencia: una duda» porque esa duda tenía sobre su
chica
Y de eso trataba todo
Y su profesor le puso un sobresaliente
y lo miró fijamente de forma extraña
Y su madre nunca lo colgó en la puerta de la cocina
porque él nunca se lo enseñó
Ese fue el año en el que murió el Padre Tracy
Y olvidó cómo era el final del credo
Y sorprendió a su hermana enrollándose con uno en el porche
trasero
Y su madre y su padre nunca se besaban
ni siquiera se hablaban
Y la chica de la vuelta de la esquina llevaba demasiado maquillaje
Que le hacía toser cuando la besaba pero la besaba de todas formas
porque tenía que hacerlo
Y a las tres de la madrugada se metió él mismo en la cama
mientras su padre roncaba profundamente
Por eso en el dorso de una bolsa de papel marrón
intentó escribir otro poema
.
.
.
Y lo llamó «Absolutamente nada» Porque de eso trataba todo en
realidad
Y se dio a sí mismo un sobresaliente
y un corte en cada una de sus malditas muñecas
Y lo colgó en la puerta del baño porque esta vez no creyó
que pudiera llegar a la cocina.
.....

¿verdad que lo merece?