Ir al contenido principal

Treinta y tres (Canciones de cajón I)

Billy Corgan contó para un programa especial de Storytellers, bajo el sello de vh1, el significado - y por tanto la historia detrás- de algunas de sus canciones más emblemáticas, dentro de las cuales está "Treinta y tres", como se puede predecir por el título.

Yo escuché esa canción cuando tenía 12 o 13 años; siendo que "Mellon Collie & The Infinite Sadness" había sido el disco mas importante en ese momento de mi vida, disco que escuché tantas veces que empezó a rayarse, y aún hoy conservo con nostalgia. El disco doble que amé con locura y cuyo arte me hacia transformar realidades e imaginarme entre historias fantásticas de estrellas y gatos parlantes.

James Iha  y D'arcy, en una en uno de los fotogramas del video "Thirty Three"


A pesar de mis teorías sobre la letra de la canción, tanto propias como infundadas por lo que había leído acerca de las coincidencias sobre la vida de Jesucristo, al encontrarme el storyteller, sacié mi sed de curiosidad y no solo eso, si no que me dejó una lección.

"El año era 1994 y me acaba de mudar a una nueva casa (...) era hora escribir el nuevo álbum, el cual se llamaría Mellon Collie (...) fue la primer canción que escribí para ese álbum, la cual envuelve el espíritu de ese tiempo (...) Estaba esperanzado con la idea de que eventualmente y algún día, y parecía que iba a suceder, tendría una vida feliz. Pero no es lo que realmente quiero enfatizar de esta canción. La esperanza es el componente clave  de la vida porque uno debería tener esperanza y fe, para salir de la cama y hacer lo que sea en el mundo. En mi mente, en ese entonces, creo que tenía 27 años, y creía que lo había logrado. Supuse que tenía todo lo que uno podría querer en la vida: la esposa, el gato, la casa, el auto, el dinero y la fama... pero creo que lo que realmente trato de decir es que lo en realidad quería era un hogar feliz (...) cantar esta canción no me molesta porque yo entré a esas situaciones con las mejores intenciones y cuando descubrí que no eran para mi, las cambié"


El significado de la canción radica en eso "hace permanente lo efímero", supongo que por eso la frase de "i know i'll make it, love can last forever", siendo que se encontraba en un punto máximo de vida y sentía la necesidad de creer que duraría ese sentimiento, a pesar de que no fue así, reiterando que al menos lo intentó.

También explica que el título de la canción, a pesar de las teorías sobre la edad de Jesús que se encuentran en la red, es en realidad porque un amigo suyo le leyó las cartas de Tarot, siguiendo la historia de éxito a sus 27 años, diciéndole que a sus 33 años, la vida le cambiaría por completo.Y al parecer era cierto: para 1995 sacaría Mellon Collie & and The Infinite Sadness, su disco más aclamado y se estaría separando de su esposa, tramitándose el divorcio en el 97...

Justamente para el año 2000, cuando hacen el programa especial de vh1, es que efectivamente Billy Corgan tiene 33 años y puede contar la retrospectiva de su vida y como ve ahora la lírica de "Treinta y tres", con Adore y Machina, ya también publicados.

Tal vez de adolescente no pude entender de la mejor manera el mensaje dentro de ésta canción, pero conforme pasan los años, y en el contexto en que lo explica Billy, es ahora para mi un mensaje de -retomando las propias palabras de Corgan- esperanza y fe, de  recordar que el punto máximo de nuestra vida, radica en la felicidad propia y no la supuesta de los estándares, que se puede lograr tratando día con día y apreciando los momentos por los que vale la pena vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No lo había notado: 500 Days Of Summer

* El punto no es ser parte de la crítica que se ha hecho alrededor de la película o personajes (principalmente, sobre Summer). Es solo una visión, otro comentario personal de una persona cualquiera*
Para la entrada 50 del blog, ¿por qué no un 500?... 500 Days Of Summer (o 500 días con ella). Al principio cuando vi el cartel de ésta película creí que se trataba de una película de adolescentes en la playa vacacionando, como otra comedia para ver, en una tarde de ocio. Tal vez fue por la imagen con que la anunciaban y mi torpe atención y falta de observación al ver el mismo.


Aún hoy me pregunto porque me topé con esta película, si, según mis vagos recuerdos, estaba buscando Donnie Darko. Después de encontrarme con ella en diferentes post, de ese entonces 2010 o 2011, decidí verla... y me sorprendió, para bien.

Desde el comienzo aclara lo que es y lo que no es: una historia que le podría pasarle a cualquiera.




La primera vez que la vi, podría decirse que la miré con el corazón hecho pedaz…

Ocio: Podcast

El año pasado, llegué a tener sensación de agobio al escuchar música todos los días. A partir de ese sentimiento se empezaron a generar ideas, tal vez demasiado disparatadas por algo tan insignificante, sobre que mi tiempo musical era tiempo perdido en el que podría haber aprendido algo.
Así que comencé a buscar podcast. Desde hace aproximadamente 5 años me introduje al mundo del podcast, y no quise salir de nuevo. Es como escuchar programas de radio de contenido de alta calidad (claro, sus excepciones habrá), de temas del propio interés y con acceso al gusto: pausar, regresar, repetir.
La verdad es que sigo varios, pero hoy me limito a compartir dos. De una vez digo, que son de España, para que si no es del agrado del lector, no se lleve una sorpresa. Sin más preámbulo, comenzamos.

La Conjura de Ludovico Con un nombre original, que desde principio te da la referencia al cine, por Naranja Mecánica/A Clockwork Orange, éste podcast te adentra al mundo de la psicología dentro de los film…